martes, 8 de junio de 2010

Exoplaneta

Y aconteció así: "una tarde primaveral se juntaron dos células (diploides) que, inconscientemente, formaron un tejido plurilabial. Biólogos dicen meiosis, físicos señalan mitosis, de cualquier modo, las partículas (parecidas a las que viajan por el Universo) crearon un espacio nuevo, un vínculo eterno y radiante, como la luz de las estrellas. Pero... precisamente por ese detalle, hoy día se desconoce el origen de esa materialización, porque puede ser concebido como un recuerdo que se transportó vía hoyos negros, o como un profundo anhelo abstraído de alguna utopía, de aquellas que desbordan la atmósfera de un planeta que le adjudican a un tal Morfeo. Al final -o quizá al principio- ambas hipótesis no son más que basura espacial (aunque luego las honren evocándolas como cometas), y están a la espera de encontrarse con algún ente que las observe y les dé sentido, pues la belleza perdura y existe a partir de la contemplación -ajena, lejana e invariablemente circunstancial-."

Alegoría danzante, con eje de rotación variable, núcleo amoroso, corteza honesta, anillos frágiles y satélites opacos. Viene y va por la sweet way, desfilando con su único -pero sincero- andar, brindando sus escasas riquezas al astro que conoció durante su último periodo de traslación, alimentando y confortando su biodiversidad con las cálidas y suaves caricias que de él recibe. Y más allá de que en ocasiones algunos choques entre asteroides han viciado esas caricias -convirtiéndolas en rayos intempestivos, lacerantes y nocivos para los adentros alegóricos-, la figura retórica (protagonista de esta historia) ama los fangosos e intrigantes senderos que le han sido revelados, agradece sobremanera la afable dádiva con la que fue bendecido. Alegoría cariñosa, no condiciona su sentir aunque se sabe lejos -no tan lejos- del contorno celestial.

1 comentario:

"M" dijo...

Está guapo aunque no lo comprendo al 100%...
:D
Q estés bien
Bye*