domingo, 27 de diciembre de 2009

El Danielín de tungsteno 2009 (Segundo acto)

Regresemos a la realidad. Afortunada o desafortunadamente -y parafraseando a Cristina Pacheco- aquí nos tocó vivir, por ende vamos a entregar nuestras hermosas y prestigiadas estatuillas a lo mejor del futbol mexicano durante los últimos 12 meses. Tercera llamada, ¡comenzamos!

Mejor equipo - Y sí, como es costumbre, una sorpresa más -en este blog no apto para cardiacos-, el premio se va hasta... ¡Puebla! Los chelís-boys fueron de los pocos equipos regulares tanto en el Clausura como en el Apertura. Toluca y Monterrey también le echaron ganitas este año pero no rifaron tanto como los de la franja. Puebla es un club de tradición y arraigo dentro del futbol mexicano, tiene una rica y extensa historia, además pertenece a una de las ciudades más importantes del país. Sin embargo, en esta década sólo había arrastrado la cobija, a tal grado de descender en dos ocasiones. Por tales motivos era impensable que este año tuvieran buenos resultados. Con un plantel reducido, retazos de otros equipos, incluso, jugadores retirados que ya hasta músicos de banda y duranguense eran -¿verdad, Daniel Osorno?-, el Puebla tenía el camino cuesta arriba para quedarse en primera y, por supuesto, para calificar a la liguilla. No obstante, en el futbol como en la vida nada está escrito. Chelís les inyectó ánimo, los hizo disfrutar de cada entrenamiento, de cada partido, de cada minuto. Su trabajo no es nuevo, lo inició hace más de tres años en la extinta Primera A. Puebla demostró que son los hombres quienes juegan, no los nombres. Peleó cada partido hasta el final. No era el que mejor jugaba, porque sus limitaciones se lo impedían, pero sí era el más guerrero, el de más pundonor, el de mayor entrega, el que más hambre demostraba, el que mayor gozo denotaba al jugar.

Puebla no fue campeón en ningún torneo. En el Clausura cayó en semifinales ante Pumas, en un triunfo agónico y de alarido para los universitarios. En el Apertura cayó ante el arbitraje. ¡Ah no! ¡Ups! Teclas digitadas erróneamente. Quería decir que sucumbió ante el Cruz Azul. Ahora irá en pos del afamado y prestigiado Interliga 2010, para obtener un boleto rumbo a la Copa Libertadores 2010. ¡Vamos Puebla! ¡A conquistar corazones en Sudamérica!

Mejor jugador - Es difícil determinar al mejor por dos razones. La primera es porque el campeonato no ofrece demasiada variedad, ni hay tanto talento como los pupilos de Azcárraga nos quieren hacer ver; y la segunda es porque la verdad no recuerdo muy bien lo que pasó durante el primer trimestre de 2009. Y el Danielín de tungsteno más codiciado es para... Humberto Suazo. El andino demostró porque Monterrey pagó 5 mdd por él al Colo Colo. Tras 6 meses de pachanga y apatía, Chupete se puso las pilas, dejó de lado el individualismo y puso su talento al servicio del equipo. Por fin se mostró como el matón que es cuando viaja a ser parte de la escuadra de Marcelo Bielsa. Suazo es el futbolista más completo de la liga, aunque no debería sorprender que si va a Europa no brille como lo hacía aquí, pues allá la marca y la exigencia física son más exigentes. En el viejo continente no lo marcarán Melvin Brown ni El Topo Valenzuela.

Once ideal - Hay tantos futbolistas de gran nivel como para hacer 10 equipos ideales. Por falta de espacio sólo daré a conocer uno. Ni modo, Pikolín y compañía, si vuelven a nacer chance y entran en la lista.

Portero: ¿No podría omitir esta categoría? La verdad ninguno me convenció al 100 %. No me puedo quedar el premio, así que el ganador es... Federico Vilar. El casaca número tres de los Potros de hierro del Atlante fue regular en todas sus actuaciones. De hecho logró ganarse un llamado en la selección albiceleste de Diego Maradona; es posible que de haber jugado en un equipo más conocido, y en una mejor liga, hubiera obtenido la titularidad.

Defensas: El lateral derecho sin duda es para Rogelio Chávez. El jugador celeste es muy aplicado en la marca, es difícil de pasar, veloz, se incorpora con eficiencia al ataque, y sus pases son peligrosos y bien realizados. Su aporte fue muy valioso para el juego de su equipo; la banda derecha se mantuvo segura en defensa, y peligrosa y con profundidad al ataque. Duilio Davino agarró su decimonoveno aire, el excentral americanista llegó a Monterrey tras su paso por el Puebla -lugar al cual había desembarcado luego de su estadía en la MLS con el FC Dallas- y calló bocas -incluida la mía-. Demostró que la experiencia, la ubicación y la coordinación con la línea defensiva son grandes antídotos contra la falta de velocidad. Duilio formó la central más sólida del torneo junto con Basanta. Mauricio Romero, de Morelia, demostró que hoy día es el mejor central de la liga mexicana. No sólo es una barrera humana, además tiene un excelente manejo del juego aéreo, es una garantía en el fondo, es más, deberían llevarlo a la selección argentina en lugar del lerdo de Demichelis. Manuel De la Torre, de Toluca. A lo mejor alguno de ustedes ni siquiera lo recuerda, o han de decir que "ni en su casa lo conocen", pero el lateral de los diablos es muy regular, cumple su tarea, va y viene, es la bandita en esa banda izquierda.

Mediocampistas: Sinha. El naturalizado mexicano es un genio, cuida y quiere al balón, en cada trazo, en cada finta y en cada disparo demuestra lo equivocado que está Javier Aguirre al no convocarlo a la selección. Sinha es el mejor mediapunta del futbol mexicano, incluso se la rifa en la recuperación del balón. Jaime Lozano. El Jimmy regresó al nivel mostrado con el Pumas bicampeón. Le regresó la alegría por jugar. Los jugadores son seres humanos, comunes y corrientes, el estado anímico-mental afecta su rendimiento en el terreno de juego -para bien o para mal-, y justo este año se casó, lo cual pudo haberlo motivado sobremanera, así como su ilusión por regresar al tri. Fue co-participe del liderato de goleo de Emanuel Villa. Es el mejor pasador de la actualidad en México. Christian Giménez, el Chaco continuó en plan ascendente. También logró ser convocado a la albiceleste, pero una lesión le impidió volver a ser llamado y mejorar el rendimiento del Pachuca. Su gran calidad ha llegado al Cruz Azul, donde se espera siga afianzándose como uno de los tres mejores extranjeros de la liga -y aporte para la consecución del ansiado título. Walter Ayoví. El ecuatoriano llegó sin bombo ni platillo, ningún experto lo consideró como un refuerzo interesante o importante, de hecho, no recuerdo haberlo escuchado más de tres ocasiones. En fin, se dedicó a mostrar su talento, puso al servicio del equipo su gran disparo de larga distancia y su magnífico toque de balón. Monterrey no sólo fue Suazo y De Nigris, Ayoví es la prueba de ello.

Delanteros: Aunque los americanistas se sientan por la exclusión de su ídolo -Salvador Cabañas-, es casi obvio quiénes serán los ganadores en este rubro. Humberto Suazo. Líneas antes ya explicamos el porqué de su nombramiento como el mejor jugador, y por supuesto, debía ser incluido en la delantera ideal. Hasta ayudó a elevar el nivel de sus compañeros -como Aldo De Nigris-. Emanuel Villa. La mejor contratación del Apertura 2009, ni más ni menos. Ni Solari ni Montenegro. Tito regresó a México después de probar suerte en Inglaterra -con el Derby County- en donde en lo personal le fue relativamente bien, aunque colectivamente no fue así, pues su equipo descendió. En su paso por Atlas y Tecos ya había evidenciado su poderío como delantero, sin embargo regresó con mayor potencia y fuerza física, demostró estar por encima de sus compañeros y de sus marcadores. 17 goles en temporada regular. Hubo una jugada que para mí es la viva muestra de su poder, tanto físico como mental, en el Cruz Azul - América (2-3) en el Estadio Azul, colocó el empate momentáneo en una jugada donde peleó el balón, lo ganó al sacar de balance a Aquivaldo Mosquera -un muchachito un poquito trabado, no'más poquito- mediante un cuerpo a cuerpo, y batió al súper porterazo Memo Ochoa.

Y mientras Daniel redactaba los párrafos anteriores, Jaime pensó en otras categorías para el Danielín de tungsteno, así que aquí van...

Mejor árbitro - (Sonidos de grillo)

Mejor aguador - Kikín Fonseca. El ídolo de multitudes fue en caída libre en sólo tres años. Del Benfica de Portugal cayó a la banca de los mininos, o Tigres, como eran conocidos en sus buenos tiempos -¿algún día tuvieron buenos tiempos?


Mejor Director Técnico - ¡El Chelís! ¿Por qué? ¡Uy! ¡Por qué no! Chelís tomó unos ladrillos sin brillo y construyó una mansión. La hizo de tesorero, de contador, de administrador, hasta de psicólogo, una versatilidad impresionante de este señorón. Impuso la chelís-manía, todos pelones y chillones, ¡amén!

Mejor partido del año - Real Madrid - Barcelona (2-6) en el Bernabéu... es que en México sí hubo divertidos, pero así como súper padres y bien jugados, como que no. ¿O tienen alguna opción?

MENCIONES ESPECIALES
Petardo del año - Joziel Da Rocha. No los culpo si ni lo conocen, en verdad es de lo peor que he visto, pero su promotor debe ser el mejor del mundo.

Mejor afición - La de Cruz Azul y la del Atlas. Cada torneo demuestran que la paciencia es una virtud.
Así terminamos este segundo acto, mañana la siguiente entrega, y última, de los óscares del deporte. El tercer acto será del deporte en general, así que no te lo pierdas, va a estar re divertido. Continuará...

3 comentarios:

Beto. dijo...

A pesar de que los campeones siempre serán los campeones, hay equipos que la gente siempre recuerda porque se ganaron a casi todo el país debido a su amor por la diversión y por el buen juego más que por los billetes o las estrellitas, aunque un campeonato no les hubiera caido mal, a la mente me vienen aquel Atlas del 99, el Puebla de estos dos torneos, el Indios del pasado y por supuesto el Toros Neza de mediados de los noventa, esperemos que Puebla pueda conseguir alguna vez lo que los pasados no han conseguido antes de que se le extinga el brillo, porque lamentablemente, esto es pasajero.

Esperemos que el Cruz Azul ya por fin con el chaco le ponga esa novena estrella a su playerita, que está más cerca de la séptima por tanto perder, y que el Atlas consume su hazaña de coronarse desde cero en la división más baja y así hasta sucesivamente hasta llegar a la primera.

A como está el nivel de esta liga, para mejor partido sugiero el Puebla Cruz Azul en el 4-4 o el Monterrey Cruz Azul en el 4-3.

Y el 11 ideal estuvo bien, aunque eso sí, el América sin Cabañas de plano ya estaría en décima división.

Jajaja. ¿El kikín aún existe?

Te faltó decir que la superselección ganará el mundial de Sudáfrica :D

Mariano dijo...

No mamemos, porqué no hubo más del América?

Estuvo bueno, pero no sé porqué no me gusto tanto como el otro.

El Kikín es una payasada, hasta yo juego mejor q él.

Daniel Garfias dijo...

Marianín, será que el América jugó "tan padre" que mi premio no los merecía? Jaja.

Y quizá no te gustó tanto porque lo comparas con el post donde hablé de futbol internacional jaja, de la élite, no de la pachanga que hay en México.