jueves, 3 de diciembre de 2009

Amante de Sofía

Dejaré fluir las emociones, sensaciones e ideas producidas en mí mientras leía y formaba parte -como interpretante- de El mundo de Sofía. La hoja se encontraba apacible con el vacío que la abrazaba, espero no arrebatarle el confort del cual gozaba hasta antes de mi intromisión en su espacio.

El ser humano es -en teoría- el ente sobre la faz de la Tierra que más raciocinio posee, situación que lo deja frente a dos derechos-responsabilidades, los cuales debe asumir. El primero, le deja de manifiesto que puede disfrutar de todas las bondades ofrecidas por la naturaleza, pero sin sobreexplotarla. En el segundo, él se hace consciente de sí mismo, de su existencia, lo cual genera múltiples cuestionamientos sobre su andar en esta vida.

A lo largo de la historia se han suscitado numerosas explicaciones sobre el origen y el destino final de la vida humana. Esos pensamientos, teorías, ideas, tesis, postulados, etc., han surgido para dar respuesta a las preguntas: ¿quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Mi alma es inmortal? ¿Hay un dios? ¿Cómo y de dónde surgió la vida? ¿Cómo se creo el Universo? La humanidad siempre ha mostrado inquietud y curiosidad por dar respuesta a las dicotomías existenciales. Gracias a ellas han surgido los
amantes de Sofía, individuos que al despojarse de prejuicios, verdades absolutas y conformismos, han tratado de dar respuesta a las dudas colectivas. Esos sujetos exteriorizan a través de sus explicaciones la concepción de la esencia de su ser.

En algún momento se ha pensado que un determinado filósofo estaba totalmente equivocado en su ideología, lo cual es un error, pues el simple hecho de no haberse conformado con las cosmogonías del mundo propuestas por sus antecesores lo convierte en un ser admirable. Cabe mencionar que el marco de referencia del filósofo está influenciado por el contexto (espacio-tiempo) histórico-político-social-económico-religioso-ideológico en el cual está inmerso; por ende es posible apuntar que un verdadero filósofo no desdeñará por completo las ideas precursoras a las suyas. De hecho, puede ir generando un intertexto basado en un interpensamiento, una creación humana retroalimentada de manera constante por los
amantes de Sofía.

El filósofo es un genio adelantado a su época. La codicia generada por un sector de la
zoociedad busca a toda costa la manera de desprestigiar a este personaje. Pensar es un delito dentro de la súper estructura social mandante. Cuando una persona emprende un viaje mental o espiritual, el aparato rector y transgresor trata de coartar la libertad, de evitar un desarrollo integral.

El ser humano es un organismo conformado y unificado por tres fragmentos: cuerpo, mente y espíritu. De acuerdo a una visión muy particular, la mente es el punto de reunión donde convergen espíritu y cuerpo. Las tres esferas deben procurarse para obtener un crecimiento íntegro, sin embargo, la valía de un crecimiento en el área espiritual es mayor respecto de las otras dos áreas, porque en el aspecto corporal, puede llegar la vanidad a molestar, y en el aspecto mental, la egolatría puede hacer acto de presencia para aguar la fiesta. Por el contrario, la esencia del alma humana es siempre pura, carece de rivales que puedan acabar con exterminarla. El centro del ser humano es tan fuerte y bello como un diamante.

Las líneas escritas por Jostein Gaarder son perfectas, dicen todo y a la vez no dicen nada. El lector se convierte, si así lo desea, en un personaje más, en un aprendiz más, en un compañero de Sofía, incluso... en la misma Sofía. Cuando logras desprenderte de esa visión lineal y ascendente de la historia y del mundo, y observas todo de manera conjunta, dialéctica e interconectada, entiendes que sólo eres un pasajero más dentro de esa tripulación que va navegando por aquello denominado como tiempo, comprendes lo necesario que eres para el buen accionar de la nave, lo cual no es sinónimo de imprescindible. Al final te das cuenta que sólo debes disfrutar del periplo, trabajar codo a codo con tus compañeros para encausar la nave por buen camino, pues llegará el día en el cual el destino te releve sin mayor consideración, entonces será demasiado tarde protestar o intentar actuar, el suspiro habrá llegado a su fin.

Hay quien dice que el hubiera no existe, sin embargo, el solo hecho de enunciarlo refleja lo contrario. El hubiera existe. Hay diferencias entre ser y estar: el hubiera es, y al mismo tiempo no está, luce irrealizable... Al menos en este mundo.

Daniel Garfias c/o a quien corresponda. México, D.F. Querido/a amigo/a: gracias por varias y diversas razones, si estás leyendo esto significa que además de poder compartir mi amor contigo, eres, fuiste o serás una persona muy importante en mi vida, por lo cual, espero poder retribuir de algún modo todo lo que, ya sea de manera directa o indirecta, le has brindado a mi persona. Si quieres conocer un lugar sublime y encantador te recomiendo abordes el vuelo más próximo con dirección a El mundo de Sofía. Sólo después de haber estado en ese territorio entenderás por completo el fondo y la forma de este mensaje. Es hora de partir, mi entrañable compañero/a, la nave no descansa y siempre hay una tarea por realizar. Espero nos encontremos en otro momento de nuestros viajes; deseo que nuestros caminos se junten y crucen constantemente (¡claro! Si la consciencia del ser en la que habitamos nos lo permite). Hasta pronto y de nuevo... ¡Muchas gracias!

8 comentarios:

ADAN dijo...

Que onda mi uen amigo Daniel
no pues si que esta llegador el texto eh!!
esta muy padre, agarrare de nuevo el libro que trabajamos con Alcis y prometo no hacer otro Sofia sin acento :Pjaja

camara compadre te quedo chido
pues como no, si tu escribes molto bene!!

au revoire.

marie dijo...

Heeey!!!! Adán tiene razón, no se que piense Eva de esto, ahaha, pero a mi me gusto mucho mucho mucho!

Siempre lo he dicho, escribes de lo lindo, lo digo ahora & siempre, porque el hubiera, existe pero siempre lo hacen al pasado!

:) te quiero mi buen Dany!

lammy dijo...

(:

bonito

no olvides aquello que platicamos!

kikiittooooo dijo...

El segundo, es intrínseco al ser humano, él se hace consciente de sí mismo, de su existencia, lo cual genera (causa-efecto).... Shabeshh que aunque te creiashh perfectoo por la ley de caushaa y efectooo ♪♪♪♫♫ jajajaja

no poes esta padre pero pero que no escirbes cosas como Mariano algo ais como mm :

Sofía la niña
que me gusto un día
y otra de ojos bonitos yamada yazbek
con quien pasearía en chapultepec ...jajajajaj

no no es cierto esta muy padre como lo redactaste y cierto que buen libro el muhndo de sofia ....viejos recuerdos con la profa alcis XD

Anónimo dijo...

HOLA DANY.
ORALEE, A MI MANERA DE ENTENDER CREOQ UE TIENES RAZON, DEBESMOS COMO SERES HUMANOS RAZONAR Y ESTAR CONCIENTES DE NUETRO VALOR EN ESTE PLANETA Y EN EL EFÍMERO TIEMPO. ME AGRADÓ MUCHO QUE TENGAS ESA VISIÓN QUE YO COMPARTO, EL NO SER ALGUIEN MÁS EN LA VIDA, SINO LLEVAR A BUEN TERMINO LA NAVE DE NUESTRO PENSAMIENTO-
(8) GRITALE AL CIELO QUE NO QUIERES SER SÓLO UNO MÁS(8)
(8) Y AUNQUE CUESTE UNA ETERNIDAD QUE TE RESPETEN POR PENSAR, SIGUE ADELANTE Y LUCHA, NO ESTAS SOL@ SOMO MÁS(8)

NACHITO (TU ADMIRADO Y MÁS QUE NADA TU AMIGO)

Anónimo dijo...

me obsesioné con ese libro el semestre pasado y creo ke nunk se lo regresé a la persona que me lo prestó hahaha, decían ke era mi biblia

me sentí sofía mientras lo leía =)

me gusta mucho la forma en ke describes las sensaciones del lector =)

Mariano dijo...

Está padre, yo hice uno del mundo de Sofía así como dice Kike... muy a mi estilo :P

Chida entrada.

JONaZ dijo...

ah! que Bien! es mi libro favorito
Desde la narrativa , el contenido , pero mas la redacción, me fascina que sea un libro que habla de un libro! ja! todo un embrollo! en fin cada quien es su propio dios y todos somos un cuento y cada quien es resposable de lo que escribe en su propio cuento.